Home COMIDA ¿Tienes un antojo dulce? Te damos opciones super saludables

¿Tienes un antojo dulce? Te damos opciones super saludables

238
0
SHARE

Los antojos durante este confinamiento se pueden poner peligrosos y es que se vuelven una excusa que te llevará por el camino de la amargura a los que quieren seguir conservando la figura. El antojo de dulce es uno de los más difíciles de controlar, sobre todo, si estás en casa sin hacer nada, peor con estas ideas que te daremos de picoteo será más sencillo que no arruines tu dieta.

Un antojo, es el deseo irrefrenable de comer algo en concreto, normalmente poco saludable. Si no lo satisfacemos nos invade la ansiedad, volviéndose algo obsesivo que puede desencadenar en atracones sin control. En los antojos intervienen muchos factores, desde emocionales hasta puramente conductuales, aunque la buena noticia es que se puede superar.

¿Por qué se nos antoja tanto lo dulce?

Escudarse tras el simple “es que soy muy goloso”, no es una excusa para comer dulces sin parar. Es verdad que existe gente que disfruta más con los postres que otros, pero si la situación se vuelve casi adictiva normalmente es consecuencia de malos hábitos y un apego emocional a estos productos.

El azúcar y los productos muy dulces tienen efectos en el cerebro; resultan placenteros y causan cierta adicción, igual que el chocolate. Además tienen otra consecuencia negativa: incrementa nuestro nivel de tolerancia, el paladar se acostumbra a tomar dulces cada vez más dulces, algo típico de los ultraprocesados.

Productos como las chocolatinas, pastelitos, bollos, caramelos, golosinas, galletas, etc; nos rodean por todas partes y les atribuimos un valor emocional que nos alivia del estrés o nos hace sentir mejor. Algunos incluso están integrados en la rutina diaria, asociados a momentos concretos del día, y si no los tomamos parece que “nos falta algo”.

Si estás a dieta la cosa se complica aún más porque ponemos restricciones más severas en nuestra alimentación, creando más ansiedad. Cortar de raíz con el dulce puede ser muy duro los primeros días, por eso una buena forma de luchar contra los antojos es ingerir alimentos saludables en su lugar. Calmarán la ansiedad y nos ayudarán a  reeducar nuestro apetito y el gusto por lo dulce.

Brochetas de Fruta

  1. Fruta fresca

Las golosinas de la naturaleza; nada más sencillo que una pieza de buena fruta de temporada para calmar la ansiedad, la gusa, los antojos o el hambre entre horas. Debería ser nuestro postre habitual si no podemos renunciar a él en las comidas diarias, y hay tanta variedad que es difícil no encontrar tu favorita.

La fruta demás es naturalmente dulce y eso ayudará a calmar las ansias de postres. Siempre es recomendable tomarla entera, con su piel cuando es posible, pues aunque contengan fructosa poseen muchos otros beneficios para la salud.  Si te encuentras a dieta debes elegir los que te sacien más, evitando los picos de azúcar típicos de las chocolatinas.

¿Cómo tomarla? Bien lavada, una manzana o una pera se disfruta perfectamente a bocados, pero también podemos trocearla, rallarla o convertirla en algo variado. Con yogur, avena, asada o cocida al natural, en brochetas o a la plancha también son buenas opciones.

Yogur

  1. Yogur natural y otros lácteos

Hablando de yogur, es otro gran alimento perfecto para cuando nos atacan las ansias de dulce, o el hambre en general. También otros lácteos ligeros y de fácil digestión, ricos en proteínas, como el queso fresco, de Burgos, quark, kéfir o cottage, son buenas alternativas al azúcar. Solo hay que procurar que sean 100% naturales, sin edulcorar, sin nata añadida ni otro tipo de ingredientes innecesarios.

Si estabas acostumbrado a tomar siempre el yogur con azúcar o edulcorante, prueba a entrenar el gusto por el sabor natural. Elige una buena marca, mejor artesanal, y aprende a degustar su sabor puro natural, sin enmascararlo. Otra opción es agregarle fruta fresca, ralladura de naranja o limón, canela o vainilla.

Frutos Secos

        3. Frutos secos y semillas

Sí, muy energéticos pero llenísimos de virtudes: los frutos secos son joyas nutricionales que, tomados en su medida, no te arruinar la dieta. Almendras, nueces, pistachos, castañas, anacardos, cacahuates, o avellanas se pueden comprar al natural, siempre sin freír y sin sal, que podemos tomar tal cual o tostar ligeramente en casa sin aceite.

Son saciantes e incluso pueden ayudar a que pierdas peso, por ello, es buena idea tener siempre un bote con una mezcla a nuestro gusto en casa, también con semillas. Además son el mejor snack para llevar, pues se transportan y conservan fácilmente y son sencillos de comer en cualquier lugar.

Si sientes que no puedes controlar su consumo, prepara porciones de consumo para no caer en la tentación de acabar con la bolsa de una sentada.

Frutas Secas

        4. Fruta seca y deshidratada

Al deshidratarse, la fruta concentra mucho más su sabor dulce y por eso es un buen recurso para los que sean más “adictos” al  azúcar. Pero cuidado, porque orejones, dátiles, higos secos, ciruelas y uvas pasas son muy energéticos y hay que tomarlos con moderación, ya que también son ricos en fibra y un exceso puede sentarte mal.

Además de ser muy dulces tienen otros beneficios para la salud, son saciantes y concentran grandes cantidades de vitaminas y minerales. También son fáciles de llevar y comer  en cualquier lado, los puedes combinar con el yogur, la fruta fresca, o frutos secos.

Chocolate Picado

        5. Chocolate negro con más de 70% de cacao

Ya sabeos que cada cierto tiempo salta una noticia que alaba las bondades el chocolates y después lo vuelven a demonizar sobre todo chocolatinas y bombones. Esto no es contradictorio, lo único que debes tener claro es que el chocolate con una alta proporción de cacao y el mínimo de azúcar es, en pequeñas dosis, saludable.

Es decir, nada de ultraprocesados ni productos derivados, sólo te deben interesar los chocolates elaborados con manteca y pasta de cacao, y el menor azúcar posible. Aunque mucho ojo con guiarse solo con el nombre “chocolate puro”, o “chocolate negro”, debes leer totalmente el etiquetado.

Un chocolate se considera negro ya  cuando alcanza el 43% de pureza, pero queremos que sea mucho mayor. El 70% ya es más recomendable y a partir del 85% es cuando el chocolate se vuelve una opción sana para calmar, con moderación los antojos dulces. El chocolate sin azúcar no es buena opción porque sigue engañándonos creando el hábito de comer cosas muy dulces por medio de edulcorantes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here